El Templo de Los Cazurros

Una buena receta: La Tabierna en pleno barrio húmedo, combina arte, gastronomía y cultura y hace un homenaje a nuestra tierra, aunando calidad, productos, pasado y futuro.

 

Un bar hecho homenaje, La Tabierna Los Cazurros, en la Plaza San Martín 5, el corazón del barrio húmedo. Se alza como el reconocimiento a nuestra tierra, a su cultura, su arte, su gastronomía y sus quehaceres. Factores y costumbres nos moldean. La tabierna aúna la esencia de León, propia del Húmedo, con su mejor cara contemporánea.

La tabierna está llena de guiños al terruño desde la entrada y vemos, o mejor dicho, pisamos un empedrado inspirado en la grandeza de San Isidoro; una fotografía de 1929 nos traslada a un Concejo y nos recuerda la utopía que existió y existe y que no se puede perder.

Las artesas, propias de la matanza, son parte del zócalo y se han convertido en mesas para hacer de la tradición el mejor acompañante de los cortos y las tapas.

Aún nos sorprende más su famosa y fotografiada pared de casi 300 madreñas, que ya ha despertado el interés en publicaciones de Estados Unidos. Pronto estará el toldo pendón…para seguir guiñando.

El pasado ligado a la memoria de ayer se conjuga con el futuro que toma cuerpo en la escultura de Amancio González, El hombre de la máscara, en madera de negrillo. Otro guiño también es la música de fondo, representantes de nuestro folk como Tarna.

La imagen corporativa realizada por Javier Cardo, refleja esta nueva andadura del cercano y desaparecido Llar, tras 16 años de existencia y que sigue contando con su mismo equipo de profesionales.

El presente está representado en la tabierna con la calidad de sus productos de la tierra, que ofrecen al cliente la mejor calidad precio.

Destacan los platos confeccionados a base de “huevos felices” de gallinas criadas en libertad en León. Los “huevos al 62” cocinados a baja temperatura sin aceite, los “huevos fritos con panceta”, tortillas como la de bacalao y los típicos “huevos pa´romper” con picadillo, jamón…como quieras.

“Cazurradas” como un huevo con pimentón y verduras salteadas en el “miajo campero”, o un bacalao confitado con verduritas y patatas en el “Zarapicu de bacalao”, o la “degustación cazurra” que aúna picadillo, morcilla, jamón asado con pimientos. También se puede degustar una buena carne roja y unas setas con salsas a elegir, ensaladas, croquetas, empandillas, delicias de bacalao, morcilla, embutido…

Como buen templo leonés no pueden faltar las tapas que acompañan al corto o al vinín. La estrella son las patatas con salsa de queso, morcilla, alioli suave y picante a elegir.

También hay tapas de cuchara a mediodía con sabores tradicionales con garbanzos, alubias, callos…con otros como pollo rebozado, croquetas, empanadillas, calamares… que se cambiarán dependiendo de los productos de temporada y climatología.

La carta de vinos ofrece una selección de caldos con denominación de origen Prieto Picudo, Bierzo o Rioja. La Tabierna ofrece una oferta distinta cada semana de una botella de vino y una ración a elegir entre dos, a un precio cerrado y muy “apañado”.

Los Cazurros también comercializan embutido, cecina, jamón y chorizo, bajo su propia marca. La calidad, avalada por el distintivo nacional Q, es la marca de la casa.

En el Barrio Húmedo se saborea León. La de Los Cazurros es una visita obligada.

 

 Imprimir  Email

Aceptar Cookies?